Germán García - Archivo Virtual / Centro Descartes, Buenos Aires

Cosas de Lacan

# (25 de abril 2014). Cosas de Lacan. Conferencia. En el marco de Otras Voces. En Freudiana Institución de Psicoanálisis, Buenos Aires. Recuperado de Web http://colegioestudiosanaliticos.com.ar. 

Gabriel Levy: Buenas noches, para mi es un gusto muy particular que trasciende cualquier tipo de presentación formal tenerlo a Germán con nosotros. En esto que no me gusta mucho llamarlo un espacio sino más bien un ciclo de invitaciones que empezó formalmente como “Otras Voces”, hace ya uno o dos años. Muchas veces alguien no conoce al invitado con lo cual remite a una presentación formal, a recibirlo de la mejor manera posible; con lo cual le doy la bienvenida a Germán en principio le agradezco muchísimo que esté con nosotros y es un gusto para mi muy particular presentarlo y tenerlo con nosotros. En principio acordamos con Germán, cosa que no voy a cumplir porque es imposible, que la presentación no sea demasiado extensa…

Germán García: Para eso esta Google ahora…. (Risas) Gabriel Levy: Si en Google van a encontrar la producción de  Germán, el lugar que tiene en el psicoanálisis en la Argentina que  es algo que nadie puede desconocer y que ha sido decisivo. Fundamentalmente en relación a la entrada del psicoanálisis en la Argentina. Por lo cual es bastante prolífico tanto en su obra escrita como escritor como lo que ha producido en relación al psicoanálisis. Hay muchas cosas que aún no están siquiera escritas y me refiero a lo que hace a su enseñanza, cursos, charlas, conferencias etc. 

En principio se podría decir que Germán es alguien que se ha movido muchísimo; y digo muchísimo porque ha enseñado aquí, en España, aquí en varias provincias y en varias ciudades de España a partir de retomar algo que había comenzado Masotta, y Germán lo amplió. Y ha resultado de cada uno de esos grupos ha resultado algo, ha creado algo, ha dejado algo. Formalmente Germán perteneció al Consejo de la Asociación Mundial de Psicoanálisis, actualmente preside la fundación Descartes y es analista miembro de la escuela de Orientación Lacaniana. Esa es la parte formal. Hay una cuestión del curriculum que me parece completamente destacable que es que en el año 2003 Germán recibió una beca otorgada en Nueva York, la beca Guggenheim que se corresponde con una fundación del mismo nombre , la fundación Guggenheim de Nueva York, por una investigación acerca de la presencia del Psicoanálisis en los debates culturales, el caso argentino he leído…no he leído todo lo que hizo Germán les confieso solo algunas cosas…y de eso resultó un libro que es “El Psicoanálisis y los debates culturales: ejemplos argentinos” (2). Si uno lee el curriculum uno puede ver dos momentos de inflexión, yo lo entiendo así. Uno en 1979 que se desarrolla y se puede destacar el contacto, y lo que ha desarrollado Germán con el Campo freudiano en España, y el otro en 1985 cuando vuelve que es el antecedente de lo que ha resultado formalmente la situación de Germán con la creación de la Biblioteca internacional de Psicoanálisis; que era una derivación de la Biblioteca en Barcelona. Luego la Fundación Descartes que actualmente preside. Bueno, eso es una síntesis. Con Germán habíamos acordado decirles que de lo más reciente, el  10 de abril se presentó una novela de Germán del año 1970 “Cancha Rayada” (3) que se reeditó porque se había agotado; y luego algo más reciente que es este libro que se llama “Diversiones Psicoanalíticas” (4), que es el cuarto libro de una serie de editorial Otium ediciones, y que son clases desarrolladas por Germán en Tucumán en el año 1988. Es probable que haya muchos acá que en el año 1988 no habían sido aún arrojados a este mundo de manera de constituirse como culpables y deudores; no habían sido abandonados a la vida aún. Y estas son clases del año 1988 para que tengan una dimensión de Germán, que ya había vuelto de España; había creado grupos en España y estaba dando estas clases en Tucumán. Entonces lo más reciente es la reedición de Cancha Rayada, una novela del año 1969/70 y este libro que es una recopilación de clases entre marzo y diciembre del año 1988 en Tucumán. Entonces para destacar lo que yo entiendo como algún rasgo de Germán que a mi me intereso, les voy a leer porque viene al caso, y viene al caso porque hay algo de lo que dice Germán acá de lo que no estoy del todo de acuerdo; pero van a ver en que sentido. Es algo que aparece en la clase número dos en la página 34/35. 

Bueno les leo para introducir algún rasgo que me interesa destacar en relación a Germán:

“La teoría de Lacan es como conducir a un sujeto hasta el punto donde no hay nada, para obligarlo a inventar. Al sujeto le encanta dormir, la inercia la repetición, la siesta…la siesta…” (5)

Germán García: Bueno estábamos en Tucumán… (Risas) Gabriel Levy: No, ya con eso no estoy de acuerdo.

“Podemos decir que la siesta es una buena metáfora de lo que hay entre un significante y otro, porque entre el día y la noche uno pone la siesta. La siesta es una noche que es de día, un día que es de noche y ahí uno cae. Macedonio Fernández hablaba de los dibujos de tinta china de la siesta, decía que es una especie de noche metafísica. En la siesta el sol crea sombras y las sombras se mueven con la brisa. Esto está en un poema metafísico que se llama “La siesta evidencial” donde escribe que en los dibujos de tinta china de la siesta todo se vuelve evidente. Digo esto porque acá duermen la siesta, (se refiere a los tucumanos) podrían un día quedarse despiertos y ver si es verdad todo esto. Allá en Buenos Aires no se puede ver nada porque no hay siesta y al no haber siesta el sol no dibuja nada.” (6)

Gabriel Levy: Bueno acá estoy en desacuerdo. Hay una siesta porteña, yo lo puedo atestiguar. Hay una siesta porteña que no es formalmente una siesta porque no dormimos la siesta, pero hay una siesta porteña vinculada digamos a lo que yo llamo el charlatanismo y a los rituales propios de los grupos…en fin…hay una siesta …

Germán García: bueno pero ahí no se, porque lo que Macedonio Fernández dice que es la siesta…por ejemplo hay un patio donde las ramas dibujan cosas en el suelo. Estar en un bar delirando sobre la alianza, o que se yo de los que se unen digamos, no creo que vos veas nada.

Gabriel Levy: Bueno ese es el sentido. Eso es como el colesterol, la parte buena de la siesta (Risas). Yo me refería a la siesta. Llamé a mi nieta y me dijo que le compre el juego de la vida y le pregunte ¿por que? y me dijo: porque con el juego de la vida te podes casar, tener hijos… (Risas) es decir los chicos sueñan despiertos; después los grandes nos dormimos la siesta…por eso si hay algo que yo destaco de Germán…

Germán García: Ahí la nena tiene más una pesadilla que un sueño (risas).

Gabriel Levy: Si hay algo de Germán que les quiero destacar es que encarna la función del despertar. Por lo cual les garantizo, les aseguro, por lo que yo conozco que dormir no van a poder dormir; en algo los va a despertar la disertación de Germán. Entonces destaco dos cosas entre tantas otras. Esa función de despertar es muy importante porque el que duerme la siesta cuando se despierta se pregunta... ¡Estoy retrasado! ¡Estoy lento! Como en alguna presentación de Miller respecto de Germán en Barcelona decía que la gente tiene la sensación de estar lento pero de estar lento porque si duermen la siesta y lo despiertan dicen ¿Cómo me perdí esto? Y la otra cuestión que me parece muy importante de lo que yo conozco de Germán y de lo que he leído y de lo que he podido escucharlo; es el hecho que es alguien que discierne perfectamente bien las cosas que importan, nosotros le dimos mucha importancia a esa parte de la apertura de la sección clínica donde Lacan dice en el discernimiento de las cosas que importan hay una escansión en lo real…dejemos de lado eso, pero discernir las cosas que importan de las que no importan. Porque las que no importan son para seguir durmiendo la siesta y las que importan es porque nos despertamos un poco, no está tan mal esa sensación de retraso en el sentido de decir ¿entonces donde estábamos?

Bueno le doy la bienvenida a Germán, los dejo con Germán. No como dicen le doy la palabra, porque nadie es dueño de la palabra para dársela a nadie; los dejo con Germán y ni bien termine calculo podemos establecer un diálogo, le pregunten algo de lo que va a hablar o lo que quieran. Gracias.

Germán García: Bueno diálogo no se como tomarlo, podemos hablar; discutir etc

Le agradezco a Gabriel, vamos a hacer la reciproca: le agradezco a Gabriel y a Maria del Rosario (7). Hablábamos de esta charla, incluso traté de inquietar un poco poniendo un título que no se sabe qué quiere decir y me daba a mí la libertad de salirme con cualquier cosa. Cualquier cosa, nunca mejor dicho.

Pero en verdad yo quería aludir a un complejísimo texto de Lacan que se puede leer muchas veces siempre que uno se tome el trabajo de recurrir a información secundaria, diccionario o lo que sea. Es un texto que se llama “La cosa freudiana…tatata…y el retorno a Freud”8. Es un texto muy críptico muy armado para desorientar más que para orientar. Como decían los antiguos: desorientar lo que conviene y orientar lo que conviene. Porque nunca se habla para todos, se habla para unos. Es evidente que cuando se dicen ciertas cosas; ustedes lo saben se ve en la política claramente, se dicen ciertas cosas que se saben que van a ser aceptadas por los peronistas pero no por los radicales, y a la inversa. Entonces digamos que esto se puede hacer de manera incluso sin saber que uno lo esta haciendo, pero se puede hacer de manera muy deliberada. Lacan advertido por Kojève, sabía hacerlo de manera muy deliberada. Kojève y por otros más de la banda de allá discutían mucho este tema de lo que se llama lo esotérico con “s” que es hacia adentro y lo que es exotérico con “x” que es hacia fuera. Como hacer un mensaje que quiere decir dos cosas. Por ejemplo el mensaje político esta obligado a ser así, porque supongamos Cristina, tiene que hacer un mensaje que siga convenciendo a quienes la siguen en nombre de Eva Perón, la Virgen María o no se que y tiene que hacer un mensaje que no se contradiga con los que no necesitan de eso; que son los llamados empresarios. Tiene que hacer las dos cosas. Aparte de la institución de los espacios; uno se hace en el salón de no se que y el otro se hace en el patio de las palmeras.

Todo eso pertenece a la retórica clásica, no es una crítica a nada ni nada. Uno haría bien en entender la retórica para ser menos víctima de los discursos cualquiera que sea, incluso el discurso del psicoanálisis que también se las trae con su maniobra retórica. Entonces en ese texto de Lacan yo concluyo esto: Retorno a Freud, a este retorno no estamos invitados, sacando que decidamos como no hace mucho ir a revolver las tumbas de los abuelos, buscar documentos, volver a la película clásica y respondernos de los distintos países de origen de los que venimos; y nos volvamos al bote de nuevo. Porque el retorno éste quiere decir: el retorno a Europa de un psicoanálisis que se fue a causa del nazismo. Es una charla que Lacan da en alemán y en Viena. Pero no es un retorno así que digamos “bueno”, para hacerle el bien a la gente. Es una operación también muy europea, que es el retorno a Europa de Freud: pero a una Europa francesa y no a la Europa en general. O en todo caso dirigida desde Francia a los que se sumen. Como es que lleva adelante la cuestión Miller, que fue la cuestión que empezó el propio Lacan con Italia. Todo eso esta en ese texto, no está dicho así, esta dicho elípticamente. De pronto dice que el quiere convertir a Freud en un humilde visitante al calor de las Preciosas. Hablando de la función de las Preciosas, del lenguaje. Si ustedes estudian un poco la historia francesa van a ver la función política que tenía el salón de las Preciosas, porque en el salón de las Preciosas había una amante del rey que hacía un salón y ahí todo el mundo se iba de boca; entre una copa y otra, entre una caricia y otra todo el mundo se iba de boca. Lugares también de espionaje político al servicio del rey.

Eso me pareció una cosa de Lacan. No una cosa del lacanismo. Y hay ahí tres palabras que habría que distinguirlas: son clínica, episteme y política. Esta tripartición es una tripartición que propone Miller para la lectura de Lacan.

Hacemos una lectura: ¿Que dice Lacan de la clínica? Uno puede hacer una lectura de eso desde la casuística con alusiones a casos etc. En Lacan primero está su gran tesis de psiquiatra cuando era joven, y después hay sucesivas alusiones y pequeños ejemplos clínicos. Pero no es alguien que piense que la clínica se enseña contándola, es decir, el no contaba clínica; contaba un rasgo o un elemento. Pero no contaba casos clínicos. Eso no quiere decir que la clínica no sea un problema. Lacan la clínica la divide en tres cosas: el propone táctica, estrategia y política y ¿que dice de esas tres palabras? La táctica es la interpretación, la interpretación no tiene, como diría Wittgenstein, ningún valor por fuera del acto de interpretación; fuera del contexto que se crea entre dos personas. Es una cosa que Freud ignoraba por supuesto. Cuando Bretón, que quería seducir a Freud, Bretón siempre buscaba amantes hombres, primero busco a Freud después a Trotski por Méjico…Bretón le dijo a Freud: mire yo y mis amigos que son gente muy talentosa juntaríamos sueños, se los mandaríamos y usted lo aprobaría y haríamos un libro para iluminar a la humanidad ¡Sueños de franceses! ¡Son cosas finas! (Risas) ¡no son sueños argentinos!

¡Cosas comunes! (Risas) Y Freud le dijo: no entiendo quien podría interesarse por esos discursos incoherentes que solo tienen valor en la clínica analítica. No tienen ningún valor de nada, no son literatura ni nada. Son pavadas. Obviamente los sueños nuestros son apasionantes para nosotros al menos al comienzo. Entonces, está la táctica e interpretación. Por eso es un poco impúdico cualquier interpretación que se la escucha fuera del contexto. Mi analista me dijo que debería pensar más en mi hijo (Risas)¿De que revista saco la sabiduría tu analista? (Risas) cualquier cosa que alguien diga que le dijo su analista es ridícula. Generalmente se cuentan esas cosas para hacer quedar mal al analista (Risas).

Esa táctica tiene una estrategia. Ustedes saben que los políticos argentinos que son bastante burros pero les gusta hacerse los que saben, dicen: “es una alianza estratégica…” y justamente todos los que han hecho revoluciones de verdad como Lenin y compañía se ocuparon de la táctica; la estrategia se va a dar por añadidura. Si hay algo que uno no maneja de entrada…por supuesto la estrategia de una batalla es ganarla, y la táctica es:

¡Como se la va a ganar! ¿Esperando? ¿Andando primero? ¿Por el medio, por el costado? Entonces en lugar de explicar los medios por lo cual se puede llegar a algo ellos tienen una “alianza estratégica” con cualquier cosa que sea. Esta bien pero ¿Cuáles son las tácticas que conducen a esta alianza estratégica? Si es: cedamos todo a cambio de nada…ya la táctica anula la posibilidad que la estrategia tenga algún interés. Entonces: la estrategia es algo que uno no maneja. La estrategia la dicta la transferencia; por lo tanto la estrategia no la maneja ni el analizante ni el analista. La estrategia se crea como efecto de la dinámica misma de un análisis. Y ¿Qué política? Toda estrategia tiene una política. ¿Cual es la política que esta en juego? Bueno Lacan dice “La política es el deseo”. Entonces tenemos la interpretación, la transferencia y el deseo; lo que Lacan pone al menos en esta fechas, después sabemos que va a decir todo tipo de cosas; es lo que coloca en la “Dirección de la cura y los principios de su poder” (9). La táctica es la interpretación, la estrategia es la transferencia y la política el deseo. La política el deseo siempre que sepamos que el deseo hace nuestra política. Siempre que algo sale mal lo que uno trata de decir es que fue sin querer; y quien no lo quiere, lo que trata de demostrarnos muchas veces con razón es que aunque no sepamos que lo queríamos, era eso precisamente lo que queríamos. Es decir que respecto del deseo nadie podría decir que es autoconsciente, exceptuando que confunda el deseo con excitación. El deseo no es estar excitado. El deseo es otra cosa. El deseo es aspirar a algo, desear algo.

Tópicamente no se sabe por la positiva, se sabe por la negativa, ¡No quiero esto! No quiero esto es querer otra cosa.

Entonces eso seria lo que uno puede decir como pensar cosas de Lacan. Qué cosas Lacan dice sobre lo que es un análisis.

Ustedes saben que Lacan tomó, hizo lo que Marx dice que le hizo a Hegel; ponerlo al revés. Lacan puso el psicoanálisis al revés. Dijo: empecemos por el final. Obsesionó a miles y miles de personas, entre los cuales estamos nosotros mismos con el cuento de qué es el fin del análisis. Eso en Freud…él dice: el análisis tiene un fin fáctico que dos personas no se ven más. Dejan de verse por la muerte de uno o la muerte de los dos, por cambio de domicilio, por aburrimiento, por aumento excesivo. Dos personas dejan de verse, chau, se terminó el análisis. Pero después Freud dice: hay un psicoanálisis terminable y un psicoanálisis interminable. Bueno ¿si es interminable para que nos vamos a ocupar de él? nos vamos a ocupar de él para saber qué horizonte hay. Uno dice bueno a ver cuál es el horizonte de expectativas hacia adonde yo apunto con esto; aunque yo sepa que no voy a llegar. Entonces Lacan dijo que todos los análisis, y dice todos, o sea que el no esperaba que esa infinitud fuera conquistable; que eso interminable fuera terminable. Decía: todos los análisis se estrellan contra la roca de la castración. Esa roca de la castración tiene un nombre rarísimo que sería el enigma biológico, dicho por Freud, de la femineidad. Con esto no quieren saber nada ni las mujeres ni los varones. El dice: ¿Como puede ser que las mujeres rechacen la femineidad? Aparentemente por las revistas femeninas, los gimnasios, la cosmética y las cirugías estéticas pareciera que tratan de atrapar la femineidad, no de rechazarla ¿no? Y Freud dice no, son solo escaramuzas, no la quieren atrapar. La quieren hacer creer. Se habla mucho de la femineidad. A los lacanianos que les encanta usar palabras que no entienden, que tienen una pasión por usar palabras que no entienden, dicen la feminidad, la feminidad…eso dice Freud, y cuando a Lacan le toca hablar de la feminidad dice: grandes ejemplos de deshumanizad ¡es Schreber. ¡un ejemplo de feminidad es Schreber! no es una mujer.

Apareció un travesti con Chiche Gelblung. Este travesti concedió cuatro orgasmos a una amiga para tener un hijo, bueno estaba con su novio y Chiche se quiso hacer el sabio y le dijo transexual. El travesti contesta: “yo no soy transexual porque no me operé”. Chiche convulsionado dice: todo transexual es…es un pelotudo Chiche Gelblung ¡esta equivocado! (risas) yo no me voy a tomar el laburo de llamarlo pero está equivocado; tiene razón el travesti. Porque un transexual es un tipo, si no se operó en la época en que no se operaban, es un tipo que afirmaba seriamente que habría un error; que el era una mujer en el cuerpo de un hombre. Mientras que un travesti es un tipo que dice: mi plus, como se le dice a la plusvalía; mi plusvalía es que yo tengo algo que las mujeres no tienen. Y hace de pura insignia de eso que oculta.

¿Están de acuerdo? Entonces al travesti alguien le dijo: bueno pero  ¿vos te consideras homosexual? ¡En absoluto! Pero vos andas ¿con quien? ¿Con quienes quieren ser políticamente incorrectos? Si bueno pero es una mujer. Pero si es una mujer ¿porque no se opera? eso ya pasaba con otro inútil que es el ángel de la medianoche (Risas) Y el tipo contesta: yo ¿por qué me voy a operar? Yo no me voy a hacer un agujero para que le guste a el. Yo soy una mujer como soy ¡soy así! Soy mujer con pene. Es muy interesante el fenómeno, quiero decir, que el tipo dice: yo puedo ser mujer, o mejor dicho, yo puedo ser femenino, diríamos en términos de esto que estábamos usando, el enigma biológico de la femineidad. Sería un enigma biológico que la femineidad se aloje mejor en el cuerpo de un tipo que en el cuerpo de una mujer. ¿Por qué no? Si hemos convenido que femineidad no quiere decir mujer; si hemos convenido que las mujeres rechazan la femineidad al igual que los varones. No se... ¿Qué dicen de esto? A mi me deja un poco perplejo…Este status se deduce desde el psicoanálisis. Porque yo sé la parte que les gusta a todas las mujeres del psicoanálisis…El varón corre inútilmente tras el goce femenino que no puede comprender…Mucha gente que conozco ¡no corre en absoluto por eso! (Risas) Corre por el dólar, por otras cosas...dicen: si la verdad que son raras las minas…pero la interrogación en general no pasa de ahí (Risas). 

Es un tema eso porque a Lacan que le gustaba decir cosas, por eso puse cosas para no estar obligado a dar casos. Simulando una coherencia que siempre exige que uno corta la sintaxis de lo que quiere…(inaudible)…al final dice Lacan: cuando uno ama…cuando uno, cualquiera, es mujer. Cuando uno desea. Es varón. Cae en el varón. Entonces ¿de que se trata? si eso fuera así y las mujeres lo entendieran cada vez que un tipo le dice a una mujer te amo las mujeres dirían: uuu otro mariquita más (risas) no hay ningún tipo de verdad acá así que… o dice por ejemplo: el amor es una cuestión de prestigio social…es verdad porque cual es el llanto del… (inaudible) (10) Entonces: yo me consigo una serie de elementos supletorios de valor social, puede ser un Mercedes Benz  o eso que se usa en puerto madero…yo que se….y con todo eso quiero que una mujer me ame por mi mismo (Risas) El tipo dice: ¡yo tengo un montón de atributos postizos! es como si una mujer quisiera ser amada por el cuerpo que tenía antes de las cuatro o cinco operaciones que se hizo. Si no lo tiene más el cuerpo…hay un montón de comedia entre hombres y mujeres. Lacan que era un hombre con mucho humor pero que la gente lacaniana no (risas). A la gente lacaniana le parece de mal gusto eso, al lacanismo; todo el mundo se pasó a Lacan porque le pareció más fino…como no lo entendían decían: ¡esto es más fino que todo! Como una vez me dijo Borges, que Borges siempre hablaba mal del psicoanálisis… ¿pero Borges…? ¿Usted conoce realmente a Freud? No… ¿pero entonces qué cosas dice? Que había leído a (inaudible) incluso usa una palabra muy junguiana aparte de ser una palabra católica que es arquetipo, metáfora…entonces le digo ¿por qué le gusta Jung? Les aviso que a todos los aristócratas les gusta Jung, en mi libro hay un capitulo sobre eso, sobre la revista (inaudible) (11) y la presencia del….en la cultura de clase alta…bueno en fin; dice Borges: (12) 

Freud, en fin…Jung… es mucho más educado ¿no?

Y claro es más educado: el anima, el animus que se forma en los otros, la pareja del ying y el yang. Todo es una cuestión de armonía de vals… ¡y de la guita ni hablemos! Mientras que claro Freud es una cosa de castración, carnicería (risas) el asesinato del padre, incesto con la madre; bien mirado es un tipo que no es del gusto de un tipo como podía ser Borges.

Todos son temas para mí de la clínica analítica. La femineidad. Ustedes saben que descubrí una cosa que dije: ¿pero se usa eso? yo soy muy curioso de las palabras que se usan por ejemplo la expresión: “se me baja”…que usaban indistintamente entre mujeres y varones, y que era una expresión que hacía a la masculinidad. Y “que se moja”, también la usan mujeres y varones. Eso ¿Qué quiere decir? Ya que hay mucha gente que le gusta hablar pavadas sobre el cuerpo y no se que. Quiere decir que se despego la referencia al miembro tal cual es. No se respeta que lo de “se moja” tiene que ver con la excitación femenina o “se me baja” tiene que ver con la falta de erección masculina. Quiere decir que despega una metafórica sexual de lo biológico, es muy interesante eso como fenómeno. No creo que dé para hacer un diagnóstico o llenar una revista Imago con articulitos sobre la confusión de los sexos.

Entonces: Episteme. ¿Que tipo de saber es el psicoanálisis? Observemos que Lacan se cuida mucho de machacar la diferencia entre conocimiento y saber ¿no? Entonces hay un saber, hay incluso como se diría platónicamente con el aforismo “Solo se que no se nada”. Hay un saber en el no saber. Entonces ¿de dónde saca Lacan eso? que fundamentos tiene Lacan para decir que hay semejante cosa. Yo creo que Freud, obviamente, argumentaba de una manera completamente diferente, pero voy a contar un ejemplo que pone en juego gente seria indudablemente como Popper. Popper cuando era adolescente, supongo estudiante, trabajó con Adler. Adler tenía un montón de dispensarios para niños delincuentes, abandonados, adolescentes…esas cosas…era socialista entonces tenía esos gustos raros sociales, cosa que a Freud no le interesaba demasiado. Adler tuvo un lío con un tipo…una crisis o algo y cuando vuelve Adler, Popper le dice: paso tal cosa, y antes que nada Adler lo paro y comenzó a rápidamente a explicarle que pasaba con ese tipo…y Popper le dice: ¿Y Usted como sabe? Y Adler dice: he visto miles de casos como este…y Popper cuenta que se fue pensando…Si a todos los vio como a este…

Pero Popper se ve que no quería saber nada con el asunto y se la agarra con el texto de “La negación”13 de Freud. Todos conocemos mayormente el texto de La negación de Freud, muy complicado por Lacan también una cosa mezclada con Hyppolite…Hyppolite lo pasó por Hegel…Lacan lo plancho al final, al comienzo...bueno; hicieron una cosa bastante incomprensible pero bueno, lo que Freud plantea que viene de Brentano es bastante simple si uno quiere. Sobre dos tipos de juicio, el juicio atributivo y el juicio epistémico. Hay una cosa, no hay una cosa y después; no hay más. Le atribuye una cualidad, le atribuye una existencia a una serie. Freud pone el ejemplo que es el de un tipo joven que dice que soñó que estaba acostado con una mujer mayor, y el mismo agrega “no era mi madre”, entonces Freud dice:  prescindimos del no. Prescindimos del no quiere decir afirmamos que “era mi madre”. Es decir que el juicio, ese de negación, es en verdad un juicio de existencia según Freud. O sea que la existencia aparece negándose no afirmándose. No existe tal cosa sino tal cosa no existe…en el análisis. 

Obviamente Freud ya sabía esto por si mismo, de modo entonces que no protesto, usted hizo las cosas de tal manera que si digo cara gana usted y si sale seca…. Entonces: si yo digo que no es mi madre y por eso es mi madre ¡cuanto lo sería si digo que es mi madre! Así que estoy perdido de antemano en la teorización…!y tiene razón Popper! Pero tiene razón si uno parte de una lógica binaria. Una lógica que respeta la contradicción. Pero si parto de otra lógica ¿Qué pasa? Yo estaba en una habitación sentado esperando a un señor que se viene a analizar, llega el señor se tira ahí y me pone en escena, porque ahí tenemos palabras nada más no tenemos otra cosa: una madre; no había ninguna madre ahí y ahora hay una madre. Se podría decir: si, pero no está físicamente la madre…yo no digo que esté físicamente solo digo: hay una madre. Evidentemente la lógica de la que parte Popper que es esto o lo opuesto no es de la que parte Freud. Entonces si ustedes toman la idea, muy heideggeriana pero no solamente heideggeriana, por ejemplo la idea de la verdad; uno puede pensar la verdad como la oposición plástica; que a algo verdadero algo falso. Entonces voy a decir que eso es la concordancia entre res, entre la cosa y el estar ahí; concuerdan. Una mesa es una mesa. Pero si yo digo otro tipo de verdad, si alguien empieza a virar hacia lo heideggeriano, digo por ejemplo que yo soy en verdad ¡un japonés multimillonario! Usted cara de japonés no tiene (Risas)

¿Usted que japonés habla…? porque ¿usted habla japonés…? No. Soy un japonés que no hablo japonés. Y el dinero…no el dinero esta…en una cuenta del Banco de Galicia que esta a la vuelta de mi casa (Risas) El tipo puede decir: bueno es un japonés loco que se operó, se puso cara de gallego (Risas) Entonces el tipo averigua y en el banco no hay nada. Desde el punto de vista de la primera verdad, la verdad como concordancia entre la cosa y la palabra yo soy un loco, un tonto o lo que sea, y eso es falso. La afirmación es falsa. Pero desde el otro punto de vista no puede ser falso de ninguna manera porque diga lo que diga manifiesta algo. Que estoy loco, que le estoy tomando el pelo al otro…etc. Entonces quiere decir que la verdad que se habla en el análisis es una verdad que se refiere al sujeto y no se refiere a la relación del sujeto con ningún objeto. Entonces si un sujeto hace entrar a una madre por el artilugio de la palabra, tenemos una madre invitada al banquete… ¿porque si no que hace una madre ahí? ¿no? La pregunta es esa : ¿Qué hace esa madre ahí? Entonces es ese el tipo de verdad al que se refiere Freud y después Lacan, que lo dice mucho más claramente, lo dice Heidegger cuando plantea: El habla, habla. Y parecido a lo de Popper…eso que es ¿una tautología? ¿Que quiere decir que el habla, habla? ¿Es una tautología? No. No es una tautología. Es un texto precioso que se llama: El habla14. Yo digo que cuando ustedes hablan, ella, el habla; también habla. Y lo que el habla dice cuando ustedes hablan no es lo que ustedes dicen. Se nota por ejemplo con los tonos de voz. Cuando habla un cordobés dice algo que no dice; que es cordobés. El tono de voz es algo que pertenece al habla y que se dice cuando uno dice. Esa es la verdad que va a introducir y que es más que la diferencia entre verdad y saber. 

Hay un campo epistémico…(inaudible) que es el problema de lógica en Lacan, en un texto que se llama…un texto muy bueno porque trabaja la metáfora del sujeto sin ningún enredo con el Edipo ni el padre, ni toda esa farándula que la gente se enreda…si no hay función del padre…vieron las mujeres le dicen al marido: ¡vos no cumplís con la función del padre! Y el pobre desgraciado dice: ¿y que tendría que hacer yo? (Risas) ¿Cómo se hace la función del padre? ¿no? uno se entera que el hijo lo quiere o lo odia y a los demás días decimos que ni sabemos que te quiere y ni sabemos que te odia, o sea, que no sabemos que harías vos para poder cumplir con la función de padre.

El texto se llama “La metáfora del sujeto” (15), es decir: es el sujeto mismo quien es una metáfora, quién es producto de una escansión y una sustitución. Es una intervención que tiene Lacan frente a un tipo que es uno de los grandes especialistas en retórica con su Tratado de argumentación, Perelman; que es el más grande tipo de la retórica moderna y que Lacan interviene…bueno. Lacan dice: en fin, más o menos que todo es retórica. Dice: dirán que nos detenemos frente a las matemáticas…y dice si, nos detenemos frente a las matemáticas pero no porque la rechacemos sino porque admiramos; pero admiramos en ella su falta absoluta de sentido. Es decir que solamente podríamos hacer un conocimiento que no vehiculize nada del sujeto si tenemos un lenguaje que no tiene vuelo retórico, es decir tener un lenguaje formalizado. Que es esa la famosa cuestión de los intentos de formalización de Lacan. Pero si yo utilizo un lenguaje que no esta formalizado vehiculizo necesariamente un sujeto. Y lo que yo digo lo puedo analizar gramaticalmente. Esto tiene que ver con el indicativo, esto con el subjuntivo. Entonces: temor, esperanza; ahí ya tenemos un tipo metido ahí dentro, y todo lo demás. Es decir, vas a agarrar cualquier gramática para saber que ahí hay un personaje; mientras que si se abre un libro de algebra no hay ningún personaje. No hay nadie. Apenas se asoma alguien para decir esto es aquello y chau; después olvídate.

Entonces Lacan hizo amagos con todas esas cosas. El matema, pero el matema no es matemáticas. Yo cuando era chico me acercaba así en plan de aprender algo a Tomas Moro Simpson que es un tipo de lógica muy capo. Y me acuerdo que cuando salieron los escritos en francés, yo me compre la primera edición aún la tengo. Vi todo eso y me fui a ver a Tomas Moro Simpson y le dije: Tomas decime una cosa…. ¿qué es todo esto? Los supuestos grafos. Ahí me enteré que eran gráficos, no grafos. Este los miró y me dijo: pero ¿esto que sigue es una explicación de estos dibujos? Si. Entonces no le des bola… Entonces después fui viendo que Lacan decía mi grafo, mi pseudo grafo; iba dejando caer piedritas que decían más o menos: a buen entendedor…es más bien una esperanza, un deseo, un anhelo de formalización. Y el famoso lo Real, lo Imaginario y lo Simbólico que ha dado de comer a tanta gente. (Risas) ¡eso si que es un verdadero subsidio! (Risas) Lo Real, lo Imaginario y lo Simbólico resulta que Lacan dijo al final: Lo Real, Imaginario y Simbólico se sostienen por mi nombre propio; Jacques Lacan. Entonces perdón ¿qué hace en boca de otros eso? se puede responder seguro…pero nadie respondió. Esto si no lo sostengo yo no es ninguna cosa y dice: Lo Real, lo Imaginario y lo Simbólico, dice en el seminario 22… el de Joyce…

Auditorio: el 23 es el de Joyce…

Germán García: Vieron que los números los saben (Risas) yo no los sé… (Risas)

Entonces Lacan dice ahí: son tres nombres indistintos, es decir, llamarle Real a uno, Simbólico a otro e Imaginario al otro es una metáfora. Ven porque vale la pena leer la metáfora del sujeto. Es decir no hay ninguna cosa sustancial ni sustantiva, ontológica ni óntica que diferencie a un nudo de otro. Nada. Y esos tres puestos como yo lo pongo llevan una firma, la mía dice Lacan. Otra vez dice que nosotros, que no somos Lacan, tienen otra firma, tienen otro síntoma. Y de ahí viene el cuento del Sinthome, con “th” como lo que anuda, el cuarto elemento que anuda los otros tres. Ahí donde yo tengo un nombre ustedes, mis seguidores solo tienen un síntoma. El es un tipo muy sincero; suele hacer cosas que no son para niños. Sinthome, palabra inventada por Rabelais, según dice el propio Lacan.

Y por último viene la palabra Política, la memorable palabra Política. Que como todos sabemos se refiere a la ciudad, a la polis ¿Que anda haciendo uno en la ciudad? Como pregunta la policía: ¿Este que anda haciendo por acá...? (Risas) un alemán en Jujuy ¿es antropólogo o alguna otra cosa…? (Risas) La política. El dice: la política del deseo. 

(Inaudible) (16) Sigue mucho con este tema; una vez lo invitaron a hablar de las utopías y yo tomé la de Fourier que me pareció muy divertida y citaban a Lacan que dice que no hay que ser muy inteligente para saber que una escuela no esta construida de la manera más cómoda para masturbarse. Esto, que es un chiste para gente adulta después de las diez de la noche, esto quiere decir: que la política y el goce no van juntos. Ese chiste de Lacan quiere decir que la política no se ocupa del goce de la gente. La política se ocupa de algo que se llama la necesidad. Entonces una política del deseo es evidentemente una política que introduce una dimensión del goce, por eso las utopías cambiarían eso; una dimensión del goce que para la política que efectivamente existe, no hay nada agradable. Por ejemplo Fourier que define en el orden amoroso; el tenía una matemática que podría decir: todo drama humano son…pescaba que era un problema del goce…están todos ligados a que hay deseo, envidia, celos. Todas las cosas que escribe la tradición están, sino sería ridículo. No desear la mujer del prójimo es casi una orden ¡desee la mujer del prójimo! Por eso dice que la ley y el deseo son la misma cosa. No matar a otro es ya la tentación  ¿porque no? Fourier dice entonces: tenemos que hacer una sociedad matemáticamente calculada que era: tal cantidad de mujeres, tal cantidad de hombres en una edad promedio equis. Todo eso armado algebraicamente de tal manera que daba que en la edad en que la gente tiene así pasiones sexuales todos podían acostarse con todos, y en esos años…diez, quince…no se…iba a llegar un momento que iban a ser todos felices porque ya nadie iba a desear más a nadie. Todos estaban en paz. ¿que tendrá la mujer del otro? ¡Nada! Ya todos sabían que tenía la mujer del otro (Risas) No había necesidad de ir a hacer ninguna patraña. Entonces le daban todas las cuentas fenómeno pero después aparecieron los criminales ¿que hacer con los asesinos? También es una pasión el crimen… ¿que hacer con esa pasión humana? Ya desde Caín y Abel. Entonces el tipo dice: bueno los criminales pueden ser carniceros, matan animales…entonces yo, una vez que fui a charlar sobre esto decía: entonces por ejemplo uno de esos criminales seriales norteamericanos que se especializan por ejemplo en esas rubias gorditas que salen de la universidad...caras de boludas, las agarra el tipo y las asesina dentro de un camión (Risas)…yo decía: 

¿cuanto tardará el criminal en descubrir que una vaca y una de esas mujeres no se parecen en nada? (Risas)

Hay algo del goce que es irreductible, porque no es que el criminal mata así cualquier cosa. Habrá tipos que si, por ejemplo los sicarios. Lo que pasa es que el sicario es un profesional, es un tipo que hace lo que hace, es el acto de eliminar a alguien que no existe para el. Pero el que va, elige una presa…yo que se….eso ya es otra cosa: es un cazador. Al cazador no le da lo mismo cualquier cosa. Me parece que ahí Fourier la pifia.

Después el tema que hace a (inaudible) (17) que tiene que ver con el goce, se lo plantea a un tal (Cadell…?(inaudible)18 que era otro que había hecho una utopía. Se lo plantea a Carlos Marx en una carta. Estos tipos eran como treinta mil de un grupo socialista, franceses y de otros países. Entonces tenían guita, podían juntar guita para comprar una tierra por Canadá, y tenían todo planificado de como hacer una sociedad utópica. Entonces lo consultan a Marx y Marx les responde con una gran carta muy sabia pero bueno…vieron que Marx contestando era…entonces Marx les dice, pero haber: ustedes se van, primero, hacen la sociedad en cuestión y obviamente no van a querer tener y financiar un ejercito porque esto distorsionaría todo, habría tipos que son militares, que irían armados y además que no trabajan; que están todo el día preparándose para como matar a otro. Así que ejercito no van a tener. Y ¿canto van a tardar los vecinos que tengan para tentarse con una sociedad tan expuesta, tan indefensa y quedarse con todo? Porque como es una utopía y no abarca a toda la humanidad, y solo abarca el territorio ese. Esa es la primera objeción que le impone Marx. Después; y esto es lo más importante y lleva al problema del pase que es lo que quiero enganchar con la política. Ustedes no se anclan…(inaudible) (sobre algo) en la lucha para ser diferentes de aquellos de los cuales se unen. ¿Cuánto van a tardar en ser los mismos que se fueron de acá? Ustedes, sus hijos…con nueva república…dos puntas que lee Marx.

¿Freud como la quería arreglar? Freud se da cuenta rápidamente que sus discípulos lo querían, eso era notable. Lo querían, lo odiaban; toda la teoría que tiene Freud no eran cosas hechas del aire; eran cosas que si leen la comunicación entre Freud y sus discípulos se dan cuenta de todas las cosas que estaban en juego. Freud intentó analizar a algunos, Ferenczi por ejemplo; el más divertido análisis de Freud es el que hizo con Ferenczi. Ferenczi se analizaba… se analizaba y entonces tenía un pretexto para seguir, Freud quería cortar. Entonces manda una carta quejándose que Freud no había analizado en él su problema con el padre. Entonces Freud le dice mire: le voy a contar algo pero usted no se lo diga a nadie…Nadie…como diciéndole déjate de hinchar las pelotas…nadie abandona las posiciones libidinales que ha adquirido en la infancia.

Entonces él se fue deslizando desde la idea que analizando a la gente él podía transformar personas, crear un sujeto de análisis especial. Se fue diciendo: no se puede. Entonces hagámosle como se hace en los colegios, un reglamento. Entonces hicieron en Berlín en los años treinta un instituto donde se hacían como se dice pasantías. Iban, conseguían pacientes, a los pacientes no le cobraban. De paso competían con Adler que tenía como cuarenta...(Risas) El tipo hacía todo junto: hacían una política en el sentido más social del término, hacía un bien a la comunidad. Y hacia que estos aprendieran a recibir personas, saludarlas y comportarse como debían…que no era tan fácil en esa época. Le dio tantos minutos por sesión, de esta manera, todos esos textos que están juntos de técnica…centrado en hacer un buen diagnóstico…pero Freud lo decía de una manera muy práctica…si uno se equivoca y se pone a analizar a un psicótico va a perder el tiempo porque no va a lograr nada y va a desprestigiar nuestra ciencia. ¡Que ciencia! Es pura chapucería no sirve para nada.

¡Freud no era un tipo que hablara así en el aire!

Entonces hicieron este instituto, estuvieron ahí y de ahí salieron todas las reglas. Incluso hicieron un libro sobre esto que se los recomiendo, es de Mustapha Safouan…ven que no soy un milleriano dogmático… (Risas). Safouan en un libro que se llama “Freud y la formación de los analistas” explica todo esto de como se hizo esto del instituto, las reglas etc. Safouan saca una conclusión  de club inglés, porque dice: bueno que en vez del pase y todas esas cosas que dice Lacan lo que hay que hacer es un lugar donde hay personas iguales, nadie tiene autoridad sobre nadie...pero la autoridad no es algo que vos te adjudicas es algo que a vos te adjudican. Lo cual es un pequeño problema porque como todo el mundo sueña con tener autoridad e iluminar a la humanidad, piensa que la autoridad es algo que vos te adjudicas con alguna patraña maquiavélica. Y sin embargo no. La autoridad es algo que te adjudican y vos o te la sacas de encima o la soportas. Pero es evidente que hubo millones de personas a las cuales Freud no llamó para nada; y no digamos Lacan. Cuando Lacan disolvió su escuela dijo: bueno el que quiera que me manda una carta a mi buzón…y empezaron a llegar cartas…y eran cosas que Lacan resolvía cuando estaba muy inspirado, usaba aforismos como una pitonisa…dice Lacan: “Mi camarada Drieu”…esa simpática expresión mi camarada Drieu quiere decir: ¡me asustas como un nazi hijo de puta!... que no se si era a que lo fusilaran; porque era colaboracionista. Mi camarada Drieu era un hombre cubierto de mujeres y tenía una novela que era el hombre cubierto de mujeres…y el dice yo soy un hombre cubierto de cartas…de cartas porque le mandaban miles de cartas. Entonces la política del psicoanálisis, con Gabriel hemos charlado muchas veces estos temas ¡Es una complicación! Si ustedes dejan que el psicoanálisis sea nada más que un oficio subsidiario y tecnocrático de los psicólogos…no hablemos más. No hace falta. Los psicólogos ya saben lo que tienen que hacer; acá por suerte no tienen colegio. Pueden no pagar que no les pasa nada. En las provincias no porque los colegios van a revolver hospitales, están en la universidad. Y si es así no hay problema, la facultad de Psicología se encarga. ¿Y si no es así? hay que decir: bueno… ¿Cómo se forman analistas? Porque no es seguro que un análisis da como resultado un analista, porque justamente el pase está hecho para decir que no es seguro en ese sentido. Y si fuera ese el argumento, vamos a decir, democrático de Lacan, tiene otros pero no son tan democráticos. 

Es que la internacional, la IPA tenía dos entradas. Dos entradas: cuando se entraba como paciente y cuando se entraba como candidato. El que entraba como un paciente salía como un paciente. Curado o no. Y el que entraba como candidato, una vez que le había sacado al otro cinco, diez años de guita, aunque fuera el último imbécil de la zona… con ayuda del otro…aunque le soplara la interpretación en la oreja…¡lo tenía que hacer analista! Entonces Lacan dice que hay que excusar esas dos cosas; no hay dos puertas: hay una sola. Porque un análisis tiene, se sabe après- coup, se sabe retroactivamente. No se sabe de entrada el resultado de un análisis, es una estafa decir eso. Como esos que necesitan plata y le dicen al paciente: Si usted deja ahora es una situación muy grave…podría... (Risas) entonces se asustan…y ¡es una estafa! Bueno no se…el que se sienta peor que vaya a ver a otro que lo atienda mejor y se salve… ¡o no vaya a ver a nadie y se salve mejor! (risas). Es verdad, es jugar una mentira, una canallada porque es decir que uno tiene un saber sobre un futuro que no tiene, es una mentira.

Y el pase ¿Cómo es? Y esto es lo que es divertido de la política específicamente analítica que pone en juego el deseo. El pase: el dice es un Witz, un chiste…Bah el Witz no es chiste…es ingenio…A,B,C un chiste obsceno…no cualquier chiste. Supongamos que tenemos dos tipos: A un hombre y B una mujer y C un hombre. Tanto A y C tienen intención de tener una historia con la mujer, pero cada uno es el obstáculo del otro… Bah, hoy en día con la moda…pero en mi época lo peor que había era el tipo que se quedaba. Bueno yo te acompaño….y el otro decía… yo tengo el coche acá en la puerta! ¡Andate a la puta que te parió! ¡que vas a tener el coche en la puerta! (Risas) entonces siempre había un idiota que se excusaba pero sin ninguna mala intención (Risas). Entonces estos dos están así, quieren más.

Entonces en un momento en un momento B harta de esperar, pasito a pasito se las toma, chau. Queda fuera de escena. En un segundo tiempo quedan A y C y acá no hay nadie19. En este vacío podrían agarrarse a trompadas si tenían alguna hostilidad previa o no. Entonces la solución mejor que tienen es el chiste obsceno. Hacen un chiste a costa de la ausente, que es B; el objeto causa del chiste es B, hacen un chiste a costa de ella y entonces salen los dos; y lo que era una contradicción pasa a ser una relación cordial y, jajaja, gozan los dos de ese chiste obsceno que hacen: En verdad…pobre Betina…y la pobre Betina que al final dice: ¡estos dos son unos inútiles que me mandaron a dormir sola!… (Risas)

Este es el chiste que es el pase. ¿Quién es Betina en el pase? el analista. Porque el analista no es consultado, no es como los didactas de APA. Alguien se analiza conmigo, se le ocurre hacer el pase y no me consulta ni a mi. Va y se mete, o me puede consultar y yo decirle haga lo que quiera. Yo que se…por ahí yo pienso que decirle no sería estancarlo en una especie de pelea transferencial conmigo que no me interesa…y le digo: si anda tranquilo… ¡que sea feliz!

Entonces en la escuela se espera… dos tipos, como usted… dos gentes del asunto que son los llamados pasantes. Estos dos pasantes se eligen al azar. Se tiene una lista, se eligen al azar. Se excluyen si hay entre ellos algún tipo de cuestión, alguien estafó al otro, le debe guita…resulta que el que le tocó era la mujer de el o el marido; entonces eso se cambia. Se eligen dos que aparentemente no tengan ningún tipo de asunto previo entre ellos. Por eso no se puede hacer entre poca gente, se arman quilombos muy grandes entre poca gente. Porque es mucha gente que se ve todos los días y que pasan cosas. Hay que tener mucha gente, entonces no pasa todo entre todos…¡no es Fourier! (Risas).

Entonces estos dos pasantes, se les pide a dos analistas por ejemplo: María del Rosario, a Gabriel, un paciente de cada uno de ellos. Que ellos tienen que elegir con el criterio de que sea alguien que esta cerca del fin de su propio análisis. Es decir que puede ser sensible al escuchar el análisis de otro. Es una cuestión…ya verán que ya somos tres que hacemos de Betina, que somos sacados del cuerpo, porque vos es un imperativo que tenés en tanto que sos analista de la escuela vos tenés un paciente tuyo; y si vos nunca tenes un paciente que pueda ser un pasante, entonces, o vos sos un inútil o no se que pacientes tenés. Entonces ya tenés un compromiso. El chiste es ese; pone en juego el grupo. La función social del chiste. Entonces los pasadores en cuestión te escuchan por separado y ahí ya tienen un problema hamletiano ellos también. Lo bombean al otro o se hacen agentes de que el otro pase por encima de ellos. Puesto que ellos no son AE, no son analista de escuela, y van a colaborar que lo sea otro que no es ninguno de ellos. Entonces ¿que hacen? Si lo promueven apasionadamente uno dice ¡no! Este está identificado al tipo que va a pasar y; no es muy interesante. Si empiezan a hablar mal del otro tampoco; este es un tipo hostil, no va. Quiere decir que también estos dos tienen su problema…tus pacientes van a venir y decir: No...me pusieron de pasador, no se yo…y no vale decir supervisa conmigo…porque no se supervisa.

Estos dos van por separado y le cuentan al jurado; que por pudor democrático se llama el cartel de pase. Pero no es ningún cartel puesto que toma una decisión. Dice que si o que no. El cartel de pase tiene otro problema y es que son cinco que discuten y que tienen su criterio. ¿Que es lo que conviene? ¿Que pase el tipo o que no pase? y ¿a quién le conviene? a los cinco, a tres de ellos, a dos, a uno...Obviamente no se habla de eso, vieron que los analistas cuando se pelean, se pelean por clientela y siempre es: No…fue porque ellos piensan que el objeto “a” es lo que determina al significante y no es así…y ¡claro! ¡por esto no se pelean nunca! si hay guita para todos ¡da lo mismo! Hace lo que quieras… objeto “a” o lo que sea.

Entonces se elige: bueno, zafó el que paso ahora es AE. Las chicas lo miran y dicen: ¿sabes que él es AE? (Risas) no es muy lindo viste… pero tampoco desagradable, yo hable muchas veces y… (Risas). Son atributos que se van agregando…que dan el agalma de la zona…entonces al tipo le dicen: vení para acá, vos tenés que dar testimonio después. Entonces hete ahí al pajarito, frente a toda la escuela, testimoniando. Testimoniando y obviamente siempre la mitad dice: este es un pelotudo atómico (Risas) y no falta el que dice ¡yo me voy de esta escuela! Si esto es un AE… (Risas). Yo que tengo más paciencia ya por la edad digo…después de todo…supongamos…San Agustín es un santo… ¡va! Agustin era un (inaudible) también. Ese que le gusta Francisco, San Francisco, ese era medio bobo, medio jipon, los pajaritos, las plantitas…la obra del señor…no era un santo de las tinieblas que son los buenos, ¡San Juan de la cruz! Era un santo de ¡hay que lindo que es vivir! (Risas) que es un poco como es el Francisco ese viste. Es un Argentino dice mi vecino…. Yo digo: Después, todos los santos eran cualquier cosa y el día de mañana se puede decir ¡mira lo que se creía un psicoanalista a comienzos del siglo XXI! Suponete que hay un nieto mío que cree eso y hay un nieto tuyo que dice: no mi abuelo, o sea vos, nunca creyó en esas patrañas…a bueno pero eso no esta escrito en ningún lado…lo que tenemos por la historia del psicoanálisis es eso. Y como dijo Lacan cuando hizo su escuela. Si nosotros no somos el espíritu del psicoanálisis ¿Quiénes son? ¿Quien va a venir? ¿Freud de la tumba? O sino hacete de la IPA que ya está hecha. Entonces el acto fundador no se funda en nada. No se puede decir que tal o cual no es un analista. Porque ¿en qué se funda ser un analista? Sino en la (inaudible…Triplateca?) del psicoanálisis. El enfoque estadista… ¿no?... no pero Rascowski tuvo muchos pacientes que hubo que internarlos…los dejó para terapia…por ahí estaban graves antes…es muy difícil de juzgar…bueno ¿Qué van a comentar ustedes? 

Yo he hecho un comentario muy genérico de estos tres términos con desarrollar cada uno convenientemente en un punto…ahora juegan ustedes.

No es obligatorio que hablen primero las primeras filas… (Risas)

Intervención: Bueno me quedaba con lo del fin del análisis con Freud…eso de darse la mano y no verse más…y el fin del análisis…que a partir de Lacan se puede pensar de otra manera.

Germán García: No darse la mano decís vos… (Risas)

Intervención: No…se pueden dar la mano también pero lo que digo es que se puede pensar alguna diferencia porque incluso estaba la diferencia en la forma de traducir, análisis terminable interminable o análisis finito o infinito…por los franceses…si eso marca una diferencia…

Germán García: No, no marca nada. Yo creo que no. Lo que marca algo la diferencia es….digamos (por ejemplo) goce y deseo…se puede decir cualquier cosa pero lo más simple es decir eso. El goce pertenece al cuerpo real. Y el deseo pertenece a un mundo. El deseo se gesticula entre las personas. Por eso si deseo es que a mi me falta, por ejemplo si yo llamo un amigo es que me falta alguien para charlar. Si me voy a estudiar ingles es que en algún lugar deseo, esta en mi ideal o lo que sea, saber inglés. etc. Nadie se mueve si no es por una falta; mientras que el goce es uno. Como dice Lacan: el goce es aquello sin lo cual sería vano el universo. Uno sigue viviendo sin nada, y la falta regula eso. Es decir la falta, el deseo, lo que llamo el deseo es lo que falta de goce y lo que organiza el mundo social. El mundo social ustedes piensen que aparte de hacer falta, como dice todos los días por televisión, las cloacas, esto y lo otro ¡también hace falta la fiesta! también hace falta todo eso. Digamos, la vida social no es solamente ¡Uy que horror que es la vida! La vida social es, como decía Aristóteles, que la vida social esta hecha para ser alegre. Pero sin el goce no hay nada. Es como el petróleo bajo tierra. Si no lo sabes sacar no tenés nada. Si lo sabes sacar adecuadamente y administrar como conviene tenés algo. Y eso requiere del goce y el deseo.

Entonces cuando vos decís que se puede pensar una diferencia es como decir: ¿como seguir charlando? ¿Porque pensar una diferencia si no la tenés? La diferencia es un problema que se plantea. Yo creo que Lacan es un paso que hace a la política, pero es un paso defensivo que se puede decir que la democracia burguesa es una organización que da un paso, para bien o para  mal, respecto a lo que era una organización que era la nobleza. 

¿Estamos de acuerdo? Lo mismo podemos decir de las cosas que se han armado, yo que se… (Inaudible) vos podes estar a favor o en contra pero vos decís bueno a ver ¿que paso dio este tipo? Y después discutís las consecuencias que tiene. Pero no es una cosa para charlar. ¿Usted hace esto o no? Y si no lo hace ¿cuales son los argumentos? Y si lo hace también ¿Cuáles son? Es decir, introducir una dialéctica en la situación, para que la situación no se estanque en una burocracia que todo consiste en ir a enterrar a los más viejos cuando mueren y que los más jóvenes pelotudos sigan el mismo camino. Y estar contento porque ahora la juventud tomo el poder. ¡No tomó nada! Enterró los cadáveres ¡tomar el poder es tomarlo! Y no heredarlo porque se mueren los otros.

Entonces Lacan hizo una cosa que era…voy con Lacan: yo lo que voy a hacer es una tumba más decente para Freud; no esa tumba de mierda que es la asociación que el creó. Es una cosa, un deseo de Lacan, se supone que nosotros lo seguimos.

Por ejemplo: yo fui jurado del cartel pase durante algunos años; yo podría haber hecho el pase mil veces, bah proponerme, quizás me sacaban a patadas. Pero se había hecho un pacto de no hacer una (inaudible) porque no se podía estar de los dos lados del mostrador al mismo tiempo. Si vos conocías el truco, el juego etc.

¡No! Entonces el pacto era que si hacíamos el pase lo hacíamos en Barcelona o en algún lugar donde hubiera pase; porque había en varios lados. Pero yo no lo hice porque yo a mi no me interesaba el pase para vivir. Yo no necesito para conectarme con el psicoanálisis no necesito hacer ningún pase. Sino que me interesaba hacer una estructura, es decir colaborar en la constitución de una estructura que tenia como función romper la mistificación de la figura del analista que es realmente lo que hace patinar al psicoanálisis. Es que la gente que se mete a analista no soporta una minima decencia, dejar de hacer así imposturas. Enseguida empieza a pavonearse. A pensar que esta por encima de otro, a organizar las cosas para engatusar gente. Es que hay una tendencia así ¿Porque se creen que por todos lados hay tipos que controlan lo que hacen los comerciantes? ¿No podemos hacer una lista de…como se llama…analistas cuidados? (Risas) Entonces: el fin del análisis evidentemente como esta planteado, esta planteado como un fin de análisis para los analistas. No porque esté prohibido, sino al revés, porque cualquiera puede hacer eso. No es lo mismo. No es que hay un análisis para la pobre gente y un análisis refinado para los que hacen el pase. Están dadas las cosa para decir, al revés, si usted hace el pase, entonces es analista. ¿Estamos de acuerdo? Lacan lo ve bien porque el dice ¿Porque no es una cosa de poder? La gente, como dice Pascal, cuando alguien quiere ser un ángel se convierte en un animal. ¿Porque el poder o el no poder? Porque vos podés ser analista practicante en la escuela de Lacan, estamos hablando de la escuela de Lacan no de los mamarrachos hechos por los otros. Vos podés ser practicante. Quiere decir que le dicen:  ¿usted es analista? Si. ¿El estatuto que dice? Un señor que dice ser analista. Analista miembro de la escuela: un señor que demostró su compromiso con el psicoanálisis. Por ejemplo yo soy analista miembro de la escuela, ¿Pero a propósito de que? De que hace muchos años que enseño, superviso otras personas, analizo gente, que gente que se analizo conmigo hizo el paso en la escuela. Bueno soy analista miembro de la Escuela. Y la tercera categoría que es el AE, que es el producto de la Escuela. Es el tipo que entró como un pajarito, puede ser cualquier edad, no es solo para jóvenes; tampoco es una gerontocracia. Puede ser para cualquiera que se proponga ese camino. Que le parezca que el testimonio va etc. Entonces después el pase tiene sus inconvenientes y tiene sus cosas positivas, pero eso interesa a los que estamos metidos en ese lío. ¿A los de afuera que les interesa? Por ejemplo a la gente de afuera no les interesa eso. Alguien dice: mi analista está en la EOL, ahhh, yo tengo el anuario ¿Cómo se llama? Tal; pero no esta en la EOL…(inaudible20-Risas) o sea; la gente estafadora es estafadora. Pero no es eso lo que nos preocupa a nosotros, no somos controles de los estafadores. Nosotros queremos crear una cosa que hace al psicoanálisis, no a los psicoanalistas. Bueno yo voy a decir mi última palabra, que la encontré acá cuando venía entre todo esto de mi viejo libro tucumano…entonces: decimos clínica, entre comillas. Pero hay que tener cuidado cuando decimos clínica, porque si clínica quiere decir experiencia es una pedantería. La experiencia en psicoanálisis es que uno se va envejeciendo, no es que se va volviendo sabio. Clínica no quiere decir experiencia. Este es el problema. La pregunta sería ¿que quiere decir clínica? En principio quiere decir caso por caso. No tenemos matrices como la psiquiatría, una clasificación al estilo del psiquiatra. Por lo menos hablamos de la lógica hoy etc. Hay un país. El país analítico acumulado y ustedes han encontrado un sintagma. Quiere decir un caso particular que permite modificar el paradigma. Eso es lo que ustedes dicen cuando ustedes dicen clínica. Apelar a la clínica no puede ser constatar la teoría, porque eso se puede hacer con un libro. Apelar a la clínica es que uno va a decir algo que va a modificar el paradigma. Pero es evidente que no ocurre nada de eso, entonces; es bajar el tono. Hablar de clínica con minúscula y decir que nosotros nos contamos casos para discutir la dificultad del trabajo. Estamos testimoniando de nuestra formación, no estamos haciendo avanzar el paradigma psicoanalítico, entonces; no es para infatuarse, es para formarse. Sino parece que la palabra clínica se presta a todo tipo de mentiras. El juicio sintético a priori quiere decir que es imposible acceder a ninguna cosa real sino a partir de un elemento que uno ha puesto antes. Si aprenden esto evitaran volver a creer en cualquier empirismo en el sentido más banal. Si no le pones el inconciente primero no se ordena nada. Y no vas a decir que el inconciente es la suma tus escuchas de pacientes. Lacan dice que la física tiene una historia pero la historia de la física no es la historia del universo; es la historia de la física. ¿Qué quiere decir? Que los hechos son los hechos pero lo único que puede avanzar es nuestra manera de acceder a ellos. Podemos decir que desde la Física de Aristóteles en adelante no cambio el universo, cambio su acceso a el. Todo esto el psicoanálisis también cambió, pero como no lo sabemos, no cambió. Después de Lacan no ha cambiado la neurosis obsesiva; cambio lo que nosotros sabemos sobre ella. Entonces cada vez que vamos a hablar de clínica tenemos que preguntarnos que en que cambiaría lo que ya sabemos. Uno bajaría el tono de la voz porque en verdad no va a cambiar nada. Pero hay que decir algo porque hay que aprender a trabajar, somos nosotros quienes cambiamos. No estamos aportando nada al común del saber analítico. Hay que ocuparse en que uno tiene que cambiar, porque empezamos a navegar en el aire sino. Y yo veo a la gente que anda en psicoanálisis y le digo: ¿Qué estas haciendo? No… estoy con tal o cual… y estamos estudiando el problema de la sustancia en la filosofía medieval… y uno dice ¡pobre gente! (Risas) lo que da envidia…ni siquiera la Argentina viste...Y además hay tantos libros extraordinarios, trabajas Etienne Gilson que ya se estudió todo y no tenés que hacer nada más que leerlo. Fin de semana soleado así de otoño…ya lo sabes…bue, señorita… 

Intervención: Una pregunta. ¿Como diferenciamos clínica de práctica? Porque se habla de clínica y hablamos de práctica.

Germán García: ¿a donde hablamos? Intervención: Se habla…

Germán García: Se habla…si, practicante justamente son los sin garantía, los AP, los analistas practicantes. Son los analistas que se declaran a si mismos pero su práctica no esta verificada de ninguna manera. Es algo que se hace. Es decir, Lacan pone AP analista practicante; y dice: Los practicantes son los que se declaran a si mismos analistas, no son los que la escuela dice que son analistas. La escuela ni lo dice ni lo niega. Ahora vos no podes negar que alguien practica algo, en el sentido de que si alguien recibe personas y las personas están de acuerdo en contarle su vida, sus sueños y tirarse en un diván o lo que sea ; y pagarle y todo lo demás…o podes decir bueno todo eso…como dice el chiste el resultado es por….(inaudible) mueve la cola la cabeza, camina…En la Argentina hay muchos practicantes, en el sentido que hay muchas cosas que se parecen al psicoanálisis. Por ahora se parecen, vamos a ver si después existe algún tipo de testimonio. Yo creo que es eso. Y clínica tampoco hay que tomarse tan en serio. No hay que cliniquear dice Lacan. No hay que hacer el comentario del inconciente ni cliniquear. O sea, no me parece que sea un problema, porque hay términos que definen campos de problemas; en términos que son redundantes. Yo no se quien hace una categoría de eso. Yo no lo hago. Cuando se dice practicante se dice: No me comprometo. ¿no? ¿Qué pensás? Porque el que hace la pregunta tiene la respuesta.

Intervencion: No, pero eso justamente…la escuela nombra practicantes…

Germán García: No. La escuela no nombra practicantes, reconoce practicantes. Nombrar es darle algún tipo de apoyo. Se reconoce, es como decirte asociado. Dice practicante porque el tipo dice que practica el psicoanálisis, nada más. Porque ¿Por qué lo negaría? ¡Seria una escuela paranoica! ¡No! Usted no practica el psicoanálisis (Risas) No…si yo practico el psicoanálisis…tengo pacientes! Si…y yo que se si son vecinos suyos o parientes suyos que le están haciendo el juego para engañarme (Risas).

Intervención: No no. En realidad yo lo traigo porque en realidad la clínica me queda pegada a la psiquiatría, más del lado de la psiquiatría.

Germán García: ¿Por qué? Intervención: No se…

Germán García: Escuchame, la palabra clínica…elegiste mal el ejemplo…si te gusta discutir conmigo discutimos lo que sea…pero elegiste mal. Deleuze tiene un libro que se llama Clínica y no se que…sobre que le llaman clínicos a los tipos que analizan cuadros, la clínica de la pintura. Es la palabra más generalizada que hay la palabra clínica. En la música también, se usa clínica; se usa clínica para los tipos que hacen talleres literarios. ¡Clínica del Te! Te digo para que vos abras el horizonte porque te han engañado. (Risas). Te digo una cosa interesante…El “Se”, dice Heidegger, es tener siempre a mano una respuesta para evitar la angustia de cualquier pregunta. Se dice…no se que. ¿Qué es lo que? ¿Quién es el? Entonces por ejemplo yo quiero esparcir mi mensaje, quiero crear rumores…Entonces: quiero crear rumores contra los de “Unen”…se dice que la gorda Carrió los va a dejar empantanados a todos antes que pasen la primera prueba de…¡de no se que! Se dice así… ¿cómo hace el otro? el cineasta, el Pino…se dice que Pino se metió ahí para afanar un poco de gente para su grupo porque esta preparando no se…una sonada en Río Cuarto…Digamos que el “Se” es la mejor manera de hacer circular cosas sin hacerse responsable. Si yo digo: yo aquí digo que Carrió va a desunir Unen…bueno ella sabía… (Risas) no se va a hacer problema ella…enseguida hace una profecía y… (Risas) bueno  ¿qué otra intervención tenemos acá? Gabriel me dijo: ¡te van a llenar a preguntas! 

Intervención: te queríamos preguntar acá cuando decías que el pase es un chiste obsceno… ¿qué querías decir con eso? ¿A qué te referías?

Germán García: El chiste freudiano se refiere a un chiste donde circula el deseo. Que se ponga que supone que da obsceno es poner, desnudar deseos. Y el pase ahí desnuda el deseo de toda una escuela. Su deseo de poder, de esto, de lo otro etc. Su pretensión de estar a la altura del psicoanálisis. Decir obsceno es algo muy generalizado. Yo cuando era joven me hicieron un juicio por obscenidad, es el artículo 128 del código penal; quiere decir ofensa a la moral mía y de la población…y yo estoy encantado de que el psicoanálisis era una profunda ofensa a la moral mía y de la población. Eso no quiere decir…después se pone en escena.

Intervención: Como posibilitador que se puede el deseo… Germán García: Bueno eso es lo que dice Freud del chiste  obsceno. Porque hay chistes que son lúdicos o que tienen otra finalidad. El chiste obsceno no es un chiste…malo; es malo para la tía…pero es un chiste muy sociable. No le gusta al que es objeto de ese chiste…pero si le gusta a los restantes. ¿No? 

¿Por qué, vos tenés un prejuicio con la palabra obsceno? (Risas)

Intervención: No se entendía muy bien cual era la posición con respecto del pase…

Germán García: Pero vos tenés que entender que quiere decir el chiste obsceno en Freud. Porque estamos hablando de dos personas que desean a una, entonces cada una de ellas se convierte en obstáculo de la otra. Ahí hay todo un problema que tiene que ver con la actitud del exterior que es bastante complicada…Yo te la hago más fácil: vos haces un cumpleaños…lo que dice el romanticismo, nosotros somos hijos de los restos del romanticismo; las tonterías que creemos sobre el amor y eso salen de ahí. Lo que dice el romanticismo es que acá hay dos personas…suponete X y T Jimena y Timoteo…pero hay un tipo que se mete al medio y arruina el asunto el estofado. ¿No? Es el que se mete acá en el medio, el mediador ¿estamos de acuerdo? Entonces el mediador hace un lío, yo que se, le dice al tipo que es celoso que ella lo engaña con no se quien…la cosa es que arma un lío para quedarse con la piba entonces rompe esa relación. En el romanticismo siempre el mal de la pareja viene de afuera. Vos viste que cuando un tipo se cabrea porque se entera que la mujer lo engaña dice… ¡también con las minas que se junta! ¡Todas esas hijas de puta amigas de ella son las que le presentaron al tipo! (Risas) O sea que no puede pensar que la tipa deseó, el romanticismo no entiende el deseo… ¡entiende el amor! ¡Que vaya a saber Dios que quiere decir! El deseo no lo entiende. Mientras que si vos entendés el deseo, sos un poco más griego o medieval incluso, vos podés decir bueno: después de todo las mujeres igual que los varones…por ahí siempre la rutina, siempre con la misma persona te lleva a querer probar con otra. Entonces te volvés más comprensivo. Se que no es tan apasionante como ¡asesinar a alguien! (Risas) pero es la vida. Entonces que es lo que dice un esquema mas congruente con el psicoanálisis. Por ejemplo vamos a ver el Quijote. Vos tenés a un tipo que es un personaje, el Quijote y tenés del otro lado una mujer. Hasta ahí el Quijote que mira esta mujer ¿Qué ve? Una campesina insignificante…muy bien…El Quijote leía la Amadis de Gaula y cuando leía la Amadis, resulta la Amadis como mediador: Todo caballero, aprende él, todo caballero tiene que tener una dama. Entonces se enamora de la campesina esa que estaba acá, y la convierte en Dulcinea. Es Dulcinea. Entonces el mediador no es solo que en el psicoanálisis no es un obstáculo sino que es el que facilita las cosas. Freud en un texto muy inspirado que se llama “Celos, paranoia y homosexualidad”21 Freud dice: para que vamos a fiestas. Una pareja hace una fiesta, invita a otra pareja y van todos, bailan, charlan, hacen chistes obscenos…y el paranoico se cabrea y le dice en un momento a la mujer ¡nos vamos! (Risas) todavía no empezaron los valses mi amor…están en Viena...¿No?... ¡no que valses ni valses! ¡nos tenemos que ir! Ya es tarde. Adiós, chau. Y el paranoico tiene razón dice Freud. Porque, para que se va a un baile si no es para excitarse cada uno con la mujer del otro y poder estar mejor con la propia (Risas) pero Freud entiende que el juego es ese. Y a veces es difícil; los tipos actuales no lo entienden porque el esquema romántico te vuelve idiota, al menos a los varones… (Risas).

Un muchacho de otra pareja los invita a la mujer de él y a él a comer. Bueno se sientan los cuatro; la mujer del otro se sienta con un escote que termina hasta el ombligo delante de el. El no podía sacar los ojos del escote de ella (Risas) y estaba a su vez incomodo, miraba para otro lado, daba la vuelta. Y la tipa que le había junado el asunto le decía ¿querés algo? (Risas) Entonces, la pasó mal toda la noche. Claro, yo no le podía dar ningún consejo porque primero no era de mi familia y segundo se analiza conmigo entonces yo no doy consejos. Pero: en circunstancias donde alguien ostentosamente se pone a exhibir una parte de si mismo, lo que hay que hacer es elogiarlo y entonces el problema lo tiene él.

¡Que bien que te queda ese escote! (Risas) ¡es extraordinario! La mina se va a poner roja. Ella va a saber que es lo que está haciendo, si es que no lo sabía. Mejor dicho, va a saber que el otro sabe lo que está haciendo. Y el juego…pin…se rompió. Pero nunca se puede creer que el mediador sea un obstáculo. Porque sino nosotros estamos en la retaguardia, no la vanguardia sino la retaguardia de Francisco… viste que ahora Francisco se ocupa de meloniar viudas y separadas…no se...todas las cosas que caminan mal por este mundo yo las traigo de nuevo para mi…Francisco en eso es un tipo que sabe del deseo. A propósito de lo que dijo Francisco… un tipo me dijo…no yo a este cura no me lo banco porque un tipo que dice a los otros “recen por mi” es un caradura. No ¡es un genio! Porque el tipo sabe que él es uno solo y ¿que valor tendría que el solo rece por millones y millones? (Risas)

¡Claro! Lo que tiene un valor de alcance mundial es que millones y millones recen por él! Acaso Dios valdría algo si nadie se dedicara a Dios. A vos de que te sirve que Dios cada tanto haga una tormenta o un día de sol. No serviría para nada. Entonces el tipo dice: ¡recen por mi! Ustedes pueden rezar por mi, es algo; si yo rezo por ustedes; es nada. Entonces mira, le digo, es un genio porque es un ateo; y lo convencí porque era lacaniano, porque como dice Lacan los ateos están en el Vaticano. Los creyentes no. Un amigo mío, nuestro también lo considero, que ahora está muerto; bueno tenía un parentesco con un tipo que era un capo acá de la iglesia. Entonces en una fiesta familiar fue a prepiarlo al otro y le dijo: y a todo esto ¿usted cree algo de todo eso? o vos, no se porque era de la familia. Y sus camaradas de todo esto ¿creen en algo? Y el otro dejo la copa y le dijo: hijo, el pueblo cree y eso es una gran responsabilidad para nosotros ¿Quién puede negarlo? ¿Cree o no cree el pueblo? Cree. Los que en vez de ir a buscar el laburo en los clasificados del diario Clarín lo van a buscar ahí al santo ese que van…a san Cayetano que van caminando… ¡Creen! Yo ni iría, no me movería para nada (Risas) inicialmente no creo yo, en ese sentido, en otro sentido si. Porque Lacan dice muy claramente, hablando de Freud dice: Freud creía que el no creía en Dios. No te sacás la creencia tan fácilmente en Dios…

Intervención: Germán, hablando de lo que puede ser una responsabilidad para nosotros. Te quería hacer una pregunta, bueno, son varias las que se me ocurren pero voy a hacer una. Nosotros estamos trabajando acá un texto de Lacan, una conferencia sobre la enseñanza del año 67 en Lyon, donde en determinado momento dice de humor muy contundente, tanto que a mi por lo menos me llamó la atención en mi lectura; que el psicoanálisis es algo serio…bien, no me llamó mucho la atención, pero luego dice: y es fuerte como el roble. Eso es del 67. Años después, en una conferencia en Italia dice: el avance de la ciencia y de la religión podrían significar la desaparición del psicoanálisis…o sea que ya no se constataría, a menos que sea una de esas jugarretas de Lacan a veces nos tiene acostumbrados, esa fortaleza de la que hablaba un tiempo antes. Mi pregunta es, ya que vos decías que evidentemente la autoridad se otorga, yo te la otorgo para que nos puedas decir algo al respecto…me parece que es así creo que nos podés decir algo interesante… ¿Cuál crees que puede ser el futuro del psicoanálisis? como se para el psicoanálisis para vos en este tiempo y en una mirada que pueda extenderse un poco más allá de Gorriti…

Germán García: yo te digo…viví…mi conocimiento de historia, lo que yo conozco de la historia. Yo creo que toda profecía, exceptuando las de la Carrió, están condenadas a equivocarse. Sino, por ejemplo: ahora se hizo un Congreso en Berlín que se llamaba un real para el siglo XXI. Yo le había hecho un prólogo a un libro de Miquel Bassols, a un libro que habla de la ciencia, lo real, etc que se llama “Tu yo no es tuyo”; le hice un prólogo que le había puesto: “Lo real, una historia sin fin.” Entonces la chica que me hizo un reportaje me dijo: pero ¿Cómo? Si lo real no se que…y esas cosas… ¿Como va a ser una historia sin fin? Y entonces yo le dije: lo real no se…puede ser una piedra…pero si la piedra no hace nada… ¡hay gente que hace cosas con la piedra! Entonces nunca vas a tener la historia de lo real, es decir que…Justamente escribí planteando esto en lo que estoy haciendo. Freud dice: bueno nosotros tenemos el arte y se pone paternalista porque de esto hay un texto que se llama una concepción en reverso, que esta traducido de otra manera: la cosmovisión, y dice: nosotros con el arte no tenemos problema porque el arte es poesía, el artista sabe que son ilusiones y los trata medio paternalisticamente. Como que es inofensivo, yo no creo que lo sea tanto pero bueno…Freud lo cree y el tenía una cabeza muy positivista. Nosotros no tenemos cosmovisión propia porque nos amparamos en la cosmovisión de la ciencia…la ciencia si bien puede explicar cosas... es la cosmovisión nuestra. Eso es un Freud en la ilustración, un Freud ilustrado. Después dice: el sol es la religión…porque dice: no hay ningún discurso que te prometa a la vez, que te responda a la vez el enigma del universo, la finitud de tu propia vida y a tus conflictos morales. Entonces alguien que te dice bueno moralmente hace esto, es la finitud que vas a morir pero Dios te está esperando con un banquete; bueno no hay ningún discurso que pueda prometer eso. Si bien, dice Freud, la medicina suele caer en la mitificación. Vos entrás al médico y el tipo ya te barajó con un cuento de curas, el cuento de: camine más, gimnasia, coma menos, no tomé. Y ya te lleno la cabeza de culpas ¡pero escuchame inútil! yo estoy acá para que me digas lo que vos sabés hacer conmigo no lo que yo tengo que hacer conmigo. Pero bueno el tipo profesa esa cosa que tiene esa connivencia con lo mágico. Freud dice que a veces los médicos se comportan como los curas porque nos dan consejos morales. Lo que tenemos que hacer. Y hay mucha gente que les creen, se ve en la televisión; hay tipos que aconsejan todo, dicen cuantas veces hay que encamarse por semana. Todo te lo explica el médico. ¿y a vos quien te llamó a mi cama? Como decía un libro de una española

¿Qué hace el poder en tu cama? Entonces digamos: la religión; si la religión triunfa siempre porque evidentemente, es lo que Lacan pienso yo que está pensando, el psicoanálisis mismo se ha vuelto una religión. Les voy a dar un ejemplo de porqué se vuelve una religión. Ayer escuchando a los que practican esto, a los practicantes; ayer escuchaba a Marina (inaudible) gente que dice que después de ocho o diez años de análisis tuvo una primera relación…Pero ¿a mi que me contaron? Que tuvo un accidente grave, cualquier cosa, que tuvo un ACV (Risas) un ataque cardíaco…pero entonces hay una cosa mágica en eso. Cosa mágica que se ve en expresiones como que tal o cual se quiere tan poco que se hizo, no quiero nombrar síntomas que cualquiera pueda tener, que se hizo tal o cual enfermedad. Y se la hizo porque era una desgracia. Yo me hago una enfermedad y no me gusta y la deshago, digo: ¿estamos hablando español, no? si yo me hago una enfermedad siguiendo al revés la (inaudible) que la hizo podría deshacerla. Entonces quiere decir que evidentemente hay una relación mágica y, vos fijate, que las cosas que se hacen en televisión. Yo me tomo en serio la televisión porque la considero el sueño de la comunidad. No considero que sean cuatro idiotas que nos hacen la cabeza. Nos hacen la cabeza tanto como la tienen hecha ellos; que la tienen hecha en el mismo lugar que nosotros por otro lado. Vos ves que todo lo que dicen son barbaridades, y nadie distingue lo que es el psicoanálisis de lo que es la psicología. No lo distinguen. Y si lo distinguieran los echarían a patadas de la televisión. Yo estuve hace poco con esta chica Santillán, y había un montón de tipos ahí que…unos tahures…todos barajando… (Risas) bueno algo así como una especie de pacífica convivencia. Entonces apareció otro que bueno, ya me cansó…entonces con cuidado pero le dije que ahora era un buen momento para nuestras ciencias respectivas porque en este momento se hacían equipos interdisciplinarios…lo primero que se hace es…se sabe que hay alguna parentela pobre…entonces como el tipo rico que llega a ver a los países pobres y dice: estaba pensando en que van a hacer unos créditos muy buenos para hacer la casita…Entonces este tipo empezó a decir, grupos interdisciplinarios entre los psicólogos, los psiquiatras, los kinesiólogos, todos los que anden por ahí caminando…el personal trainer (Risas) todos tenían que trabajar juntos en equipo y que eso era muy importante. Y yo le digo “Si”, y el creyó que yo lo decía en serio y me dice, ¿no le parece? Y le digo: Si, totalmente, porque si hay muchas disciplinas juntas, si la cosa sale mal no se sabe bien cuál es la responsable (Risas), pero es ridículo. Yo lo aprendí cuando era joven. Diez razonamientos tan mal hechos que ninguno cubre al otro. Son diez errores juntos. Entonces si yo hago un psicoanálisis que no sirve, sumándole una psicología que es peor y agregale no se qué otra magia que hay por ahí; no hacen más que juntar basura.

¿Cuál es el tema? En el último corte dice la Santillán: hay que tener siempre en cuenta, yo siempre lo digo porque no se tiene siempre en cuenta que el espectador...el (inaudible) esa maravilla de la naturaleza no tiene más de doce años. ¿Qué quiere decir con esa boludez? Y esas pelotudeces seguramente en mucha gente, de genio incluso, considera que es mucho más educado que lo que yo estoy diciendo, y más confortable. Es así de simple.

Hoy en día estamos censurando nosotros. ¡Hay que libres que somos ahora todos! Estamos censurando textos, a Quevedo censuraron en España ¡se armó un escándalo! porque Quevedo tiene cantidad de poemas burlones contra la homosexualidad, y lo censuraron ¡que eso estaba prohibido! Estamos censurando tipos de cuatrocientos años atrás, trescientos años atrás. Y pensamos que somos la flora y nata de la evolución ¡somos una banda de idiotas peligrosos! Porque tenemos aparatos y máquinas para influirnos unos a otros con pelotudeces infinitas. (inaudible) Entonces claro, que el psicoanálisis…ponerse a decir si va a sobrevivir o no va a sobrevivir ¡es como el real del siglo XXI! si el siglo XXI acaba de empezar que se yo si va a haber siglo XXI antes de que termine el siglo XXI. Primero yo no voy a estar para verlo. Hablaban de que no…evidentemente la religión….yo no tengo ni idea…pero que hay una epidemia religiosa, hay. Yo decía, a veces juego cuando enseño, yo les decía a unos pibes ¿vos cuantos amigos tenés? Entonces unos tenían no se ochocientos, mil doscientos amigos de Facebook, yo le dije: vos lo que tenés que hacer es pedirle diez pesos a cada uno, a ver cuánto te llega. Si no te llega nada vas a ver que no tenés ningún amigo. Que es una estupidez lo que estás diciendo (Risas). Los amigos se conocen y hay una reciprocidad. Y no hay una reciprocidad entre dos personas que no tienen nada que ver entre si. No...yo tengo un amigo en Japón…si, anda decirle que te ayude a hacerte el Harakiri… (Risas)...Bueno que hacemos… ¿nos despedimos? Aplausos.


1 - La siguiente transcripción de la conferencia no ha sido corregida por el autor. Para no desvirtuar su contenido, en este texto se ha mantenido literalmente el estilo oral de la conferencia original.

2 German L. Garcia: El psicoanálisis y los debates culturales: ejemplos argentinos. Ed Paidos 2005.

3 German L. Garcia: Cancha Rayada. Ed Atuel 2013.

4 German L. Garcia: Diversiones Psicoanalíticas. Ed Otium Ediciones 2014.

5 German L. Garcia: Diversiones Psicoanalíticas. Ed Otium Ediciones 2014.pág 34.

6 German L. Garcia: Diversiones Psicoanalíticas. Ed Otium Ediciones 2014.pág 34-35.

7 Gabriel Levy y María del Rosario Ramirez.

8 La Cosa freudiana o sentido del retorno a Freud en Psicoanálisis. Escritos 1.Ed Siglo

9 La Dirección de la cura y los principios de su poder. Escritos 2. Ed siglo XXI. El escrito que refiere García es de 1958.

10 Pareciera decir: el neurótico varón.

11 Pareciera decir: Sur…

12 García imitando la voz de Borges.

13 S.Freud, La Negación 1925.Obras Completas, Tomo XIX. Amorrortu editores.

14 Die Sprache, El Habla: es el primero de los seis ensayos de que consta el libro de Heidegger “De camino al habla”. Ed Del Serbal.

15 J. Lacan: La Metafora del sujeto. Escritos 2 Ed Siglo XXI.

16 Garcia cita el nombre de un autor.

17 Cita a un autor, parece decir Coquet…

18 Parece referirse al socialista utópico Etienne Cabet.

19 Puede ser una indicación en el pizarrón, el lugar vacio de B, la mujer.

20 Garcia ironiza una excusa de porque no estaría ese nombre en el anuario.

21 S Freud: “Sobre algunos mecanismos neuróticos en los celos, la paranoia y la homosexualidad” 1922. Obras completas. Tomo XVIII. Amorrortu ed.

Created with Mobirise ‌

Web Page Builder